05 de 09 de 2017

LOS PADRES QUE CELEBRAN EL CAMBIO DE CLASES DE UN NIÑO ASPERGER

aspeerger

La situación que se vivió en Argentina, comenzó un debate sobre la discriminación que se vive en colegios. ¡Descubre acá el testimonio de la madre!

Hace un par de días, las redes sociales se revolucionaron tras la denuncia de una tía en donde explicaba que su sobrino era discriminado por padecer de la enfermedad de Asperger.

“Él tiene síndrome de Asperger, es un dulce. Está en cuarto grado en esta escuela. Les cuento que las mamás de los compañeritos hacían paro (no llevaban a sus hijos supuestamente hasta que no saquen a mi sobrino de esa escuela). Eso no pasó, pero lo cambiaron al otro cuarto. Se supone que es un colegio religioso y esta fue la reacción de las mamás al enterarse… muy triste que hablen así de una criatura y la escuela, la verdad que deja mucho que desear”, confesaba Rosaura, pero ¿a qué se refería realmente?

facebookinterior

A una particular conversación de WhatsApp, en donde los padres del curso, celebraban la “buena noticia” de que el niño había sido trasladado. “¡Al fin una buenísima noticia”, “¡Era hora de que se hagan valer los derechos del niño para 35 y no para uno solo!”, “Qué bueno para los chicos! Que puedan trabajar y estar tranquilos”, “Un alivio para los nuestros. Ahora esperemos se haga oficial”, “Gracias a Dios”, decían solo alguno de los mensajes.

Uno de los representantes legales del colegio, Gustavo González, explicó que la decisión se tomó en beneficio de todos los niños, pero que nunca pensaron en lo que terminaría. “Se han probado distintas estrategias pedagógicas con el pequeño y hace poco se decidió cambiar al alumno de curso para que estuviera en un nuevo entorno”. Según explica, la decisión fue firmada por todos los padres. “Lo que no esperábamos era esta celebración y esta alegría por la decisión y esta mal, es necesario que hablemos con los padres. Esto no es normal”, explicó González.

conversacionwhatsapp

Por su lado, la madre del niño con Asperger, Paola, dio a conocer que los problemas no eran con la escuela, sino con los padres de los niños. “Yo me saco el sombrero con como ha manejado el colegio, estaban desbordados por la presión de los padres. Fue en julio -cuando se realizó una protesta para que se cambiara al menor de clases-. De los 35 niños fueron solo 11 a clase ese día. Yo lo mandé como todos los días. Él me dijo que habían ido muy poquitos niños, y yo pensé que era por la lluvia. Fui una ingenua. Otra madre me contó después qué había pasado. Así pedían los papás que sacaran a mi hijo”.

Si bien, la escuela decidió que el menor participe en diferentes clases para no perder el contacto con sus compañeros, Paola -la madre- insiste en que lo que más le molesta de toda esta situación, es que las madres que generaron este problema, no sienten ningún tipo de arrepentimiento sobre su celebración.

¿Qué opinas sobre este problema?

Fuente: El Pais.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último