17 de 08 de 2017

¿Tu hijo oye bien?

hipoacusia

Detectar a tiempo cualquier anormalidad en la audición de tu bebé es súper importante para su desarrollo. ¡Te decimos cómo hacerlo!

Antes que nada queremos decirte que todos los problemas de audición tienen solución, la clave está en detectarlos a tiempo para brindar un tratamiento completo que ayude al desarrollo óptimo del niño. Por eso sostuvimos una charla con la doctora Lilian Flores, directora de rehabilitación para América Latina de Cochlear, para entender esta enfermedad.

Doctora Lilian, ¿cómo es la vida de un niño con hipoacusia y de su papás?
Los papás sí sufren un duelo porque ellos no esperaban que su hijo padeciera esta condición. El 90% de los sordos en el mundo son de padres oyentes, que no tienen antecedentes de esto. Sin embargo, actualmente, si este niño es tratado a tiempo, a pesar de que es el problema número uno al momento de nacer, aprenden a escuchar y hablar, por tanto, a leer y escribir; los niños incluso pueden aprender los idiomas que quieran. El problema de la audición no es una discapacidad que les impida desarrollarse y adaptarse a la sociedad.

¿Cómo los papás pueden darse cuenta de que su hijo tiene problemas de audición?
Es muy importante que observen el crecimiento de su hijo; muchos se dan cuenta de esta condición, sobre todo, cuando su niño empieza a caminar, que lo llaman y no voltea. También puede ocurrir cuando su bebito no reacciona a los ruidos fuertes: no se despierta, voltea ni parpadea automáticamente. Más grandecito, empieza a balbucear, pero si de repente corta este balbuceo es porque no tiene retroalimentación auditiva, no escucha. De hecho, a los seis meses, el niño ya tiene que reconocer su nombre. Estas señales ayudan a los padres a percatarse de que algo anormal le ocurre a su pequeño. Sin embargo, es mucho mejor detectarlo desde su nacimiento.

hipoacusiados

¿Cómo se define qué tratamiento es el adecuado para cada niño?
Tenemos que revisar cuál es el origen de la sordera: si es a causa de trastornos del oído externo, a través de una cirugía se puede mejorar la hipoacusia; cuando ya está comprometido el oído interno, dependiendo del grado de la pérdida, se puede utilizar prótesis auditivas convencionales que aumentan el estímulo acústico, o si la sordera es profunda, los niños son candidatos a un implante coclear que se realiza a través de una cirugía.

¿Quiénes están en mayor riesgo?

1) Los que tienen antecedentes de hipoacusia genética (pérdida de audición familiar desde jóvenes, no por la edad).
2) Los bebés con citomegalovirus, que es la infección congénita más frecuente y se ha convertido en la primera causa de hipoacusia. La madre padece la infección durante el embarazo, pasa desapercibida y el niño nace con problemas neuronales.
3) Hipoxia de parto o pérdida de oxígeno del bebé durante su nacimiento.
4) Los nacidos prematuramente o con poco peso, el límite de riesgo está en 1,500 gramos.
5) Los que han sufrido enfermedades infecciosas graves a los pocos meses de nacer, como paperas, sarampión o meningitis.
6) Quienes han padecido alteraciones metabólicas, como la hiperbilirrubinemia.
7) Pequeños con sepsis neonatal; adquirieron la infección de la madre antes o durante el parto.

Fuente: Revista Ser Padres. 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último