16 de 08 de 2017

#Separadaconhijos: La culpa y el amor propio

laculpayelamorpropio

Este sentimiento… Reina Madre de todas nuestras emociones, patrona de nuestros calvarios internos, exprimidora de las escasas energías que nos quedan, torturadora de nuestra historia y toma de decisiones, la peor enemiga de nuestra alma.

¡ACLARACIÓN!

Antes de partir quiero aclarar que lo que escribo en estas columnas no es un ataque contra los hombres, menos contra mi ex marido, que por lo demás hoy en día es un excelente Papá, con quien nos llevamos muy bien, nos apoyamos en temas importantes y nos respetamos mucho. Todo lo que escribo aquí es desde la vereda de las mujeres, los miedos, obstáculos, etapas y pensamientos. No, no somos las víctimas, simplemente hablo de temas comunes en el general de las Separadas con Hijos. Sé que los hombres no son los villanos y sé que muchos lo pasan muy mal al tener que irse de sus casas, perder la rutina familiar, no ver a los niños todos los días… Por eso aclaro que esto no es competencia ni juicio, es sólo la realidad vista desde este lado del camino.

La culpa es como la insignia común que llevamos prácticamente todas las mujeres, algunas en silencio, otras que hacen público su dolor, pero al fin y al cabo, la mayoría ha sentido culpa por cosas que no se pueden manejar más de lo que ya lo hacemos.

Si cambiáramos la palabra CULPA por la palabra RESPONSABILIDAD, le quitaríamos una gran carga emocional a nuestra vida. Ya que la responsabilidad es hacernos cargo de nuestros actos sin sentir remordimiento, más bien haciéndonos conscientes de que lo hicimos sin querer o pensando que era la mejor opción que podríamos tomar en ese momento. La culpa te ancla al pasado, la responsabilidad te invita a un futuro mejor.

amorpropiocinco

Si ya las mujeres somos conocidas como el género culposo de la sociedad, no se imaginan las culpas que puede sentir una Mujer Separada y con hijos… es como si la culpa se multiplicara de forma infinita con cada cosa que nos pasa, con cada cosa que les pasa a nuestros hijos y peor aún, con cada cosa que nos dicen los demás.

A nosotras, las mujeres, desde muy pequeñas nos enseñaron a hacernos cargo de las emociones y sentimientos de los demás, diciéndonos que según nuestro actuar seríamos dignas de amor y aceptadas, desde muy pequeñas nos hicieron sentir culpables de cómo se sentía el otro según lo que yo hiciera o lo que yo dijera. Si nos hubieran enseñado a que todo lo que le pasa al otro ¡¡¡ES PROBLEMA DEL OTRO!!! La cosa sería bastante más fácil.
Pero no es que nuestros padres hayan sido malos, simplemente la culpa es algo que se inventó hace años para manipular a la sociedad, y ha sido pasada de generación en generación.

Volviendo al tema, si una mujer es culposa, una mujer separada es peor.
 Sentimos culpa por todo lo que pase en nuestro mundo (llámese amigos, familia, trabajo, etc.), ¡y todo lo que les pase a nuestros hijos, todo! 
Sentimos ese nivel de culpas de sus penas, de sus frustraciones, por tener que trabajar mas tiempo del que pasamos con ellos, de que el tiempo que pasamos con ellos no es de suficiente calidad, culpa si tienen un mal padre, culpa por haberme casado, culpa por haberme separado. Culpa por no tener energías para hacer mas cosas en el día, culpa porque la agenda diaria no es infinita, por no ir al gimnasio o no hacer la rutina de abdominales diarios que deberíamos. Culpa del chocolate extra que nos comimos, de la copa de alcohol de más que nos tomamos en frente a mas personas y no nos comportamos como las princesas que somos o deberíamos ser. Culpa por que van a pensar nuestros Padres y amigos porque me separé, culpa por no haber aguantado más tiempo casada, culpa por buscar la felicidad, culpa por sentir culpa…. Y así un círculo vicioso asqueroso.

amorpropiocuatro

¡¡¡PERO NO MAS!!! ¡Culpa las pelotas! Las invito a no sentir más culpas de nada de lo que no sean absolutamente responsables, y si lo son y cometieron errores, las invito a perdonarse y aprender de ellos.

Ser Mamá ya es lo bastante difícil para agregarle mas grados de dificultad aún. Ten claro que todo lo que tu hagas con mucho amor, es justamente lo correcto, es justo lo que tus hijos necesitan de ti. Tu trabajo no es ser la psicóloga ni su mejor amiga, tu trabajo no es ser la mamá soñada que no tuviste tú, ¡tu trabajo es amarlos! Y estoy segura de que eso lo haces muy bien.

Pero el punto clave de todo esto es que uno jamás va a amar al otro si no se ama a si mismo, puedes enaltecer, priorizar, desvivirte por otros, pero es no es amor, ¡eso es estupidez!
 Como mujer tu primer deber es AMARTE y RESPETARTE, mírate al espejo, siéntete linda, arréglate, sonríe. Piensa en tus cualidades y perdónate tus defectos, porque tus defectos no existen, son solo una parte de tu personalidad que te han repetido, o te convenciste, que no es buena, pero ¿sabes? Es problema del otro si le molesta algo de ti.

¡¡¡A ver, somos tremendas!!! 
No solo criamos y educamos a nuestros hijos, algunas completamente solas, andamos todo el día de la casa al colegio, del colegio al trabajo, del trabajo al supermercado, cumpleaños, reuniones, recogerlos de donde los amigos, doctores, farmacias, el perro/gato, el gásfiter, tareas, pruebas, la pelea por la televisión, mantener a la nana feliz -si es que tienen-, contenemos a todo el mundo, ayudamos a la amiga/vecina/hermana/mamá, pagamos cuentas, regateamos precios, hacemos aparecer plata para llegar a fin de mes, firmamos la agenda de colegio, escuchamos las aventuras de los niños, leemos cuentos, rascamos espaldas por las noches, organizamos panoramas para el fin de semana, levantamos niños en la mañana con una sonrisa enorme y vueeelta todo otra vez…

amorpropiotres

Con la poca energía que nos queda, pensando en cómo cresta lo hacemos para ahorrar, en cómo vamos a levantarle el autoestima al que esta débil, cómo motivamos al púber o al adolescente, cómo manejamos reglas y horarios con hijos de distintas edades… con la poca energía que nos queda con el trabajo, los horarios, el crecimiento profesional y cumplirle al jefe, no fallar a ni una reunión, hay de ti si el virus sincicial o una bronquitis se apodera de tu casa, si no dormiste ni mierda de noche, si las ojeras te llegan al suelo…

Con la poca energía que nos queda debemos ser eficientes, guardarla para querernos, para descansar, para estar con las amigas, para aprender algo nuevo, no para salir con algún hombre que conociste en Tinder, Happn, o que alguna “amiga” te prometió que era la persona perfecta para ti…
¡Nooooo! ¡¡¡Cariño, no por favor!!! Cuídate, cuida tu gasto emocional, cuida tu imagen, cuida tu corazón, tu integridad física.

Puedes salir, ¡¡pero no es obligación que te gusten todos!! No es necesario justificar las cosas que no te gustaron de él, no es obligatorio volver a contestarle el teléfono, no es obligación fingir que estas entretenida si en verdad la cita fue más fome que bailar con el primo feo. Y si resulta que te gustó el hombrecito este, no es necesario parecer desesperada, no es necesario terminar en su cama para que no crea que somos fomes o difíciles… ¡PORQUE SI SOMOS DIFÍCILES!!!

amorpropiodos

Nos merecemos un REY de los sacrificios, nos merecemos alguien que nos quiera con cara de trasnoche invernal, que nos respete nuestros tiempos, no que su calentura no nos atropelle, alguien que quiera compartirse, alguien que quiera ser parte de este circo porque sabe que tu vales la pena. 
Sí, somos complejas y estamos cansadas y somos agotadoramente regalonas… Aún tenemos la secreta esperanza de que Disney se alineé con Mattel y fabrique a la mezcla perfecta entre Príncipe Azul, Lobo feroz y GI Goe.

¡Por eso, no te conformes con menos de lo que sueñas! 
Solo va a aparecer cuando tú estés lista para recibirlo, cuando estés lista para compartirte con él, no aparecerá ni un minuto ni un minuto después. Y si no es capaz de compatibilizar con tus hijos y sus necesidades, es que no era “el hombre perfecto”.

amorpropioseis

Ámate, ámate tanto que si estas sola lo pases bien contigo misma, ámate tanto que hacerte un regalo o cuidar de ti no sea un gasto, sea una inversión.

Ámate tanto como quieras que te amen, porque así no te conformarás con menos de lo que mereces.

Ámate tanto que irradies ese amor propio a tus hijos, y tengan la oportunidad de aprender a amarse, respetarse y cuidarse ellos mismos.

Ese, es el mejor que legado que les podemos dejar, y el mejor regalo que nos podemos dar.

¡¡¡ÁMATE!!

¡¡Vamos que podemos!!
Y tu, del 1 al 10, ¿cuánto te amas?

Separada Con Hijos
Paula Alcalde
Directora Ejecutiva Fundación Independízate
Coach · Consultora · Relatora

14 comentarios

Fran del solar

20 de agosto de 2017

Seca!! Me encantan tus columnas y genial la manera entretenida de contar experiencias que muchas hemos vivido y sino escuchado de alguna amiga separada con hijos!

Consuelo

17 de agosto de 2017

Paula, leer tu columna es como ir a tomarse un café con amigas... esas q te dicen tal cual las cosas y q no te exigen demás. Logras expresar todo mi sentir... se aprende a vivir sin culpas, es difícil, yo aún no lo logró 100% pero para allá voy.. a quererme más y a soltar culpas. Me gustó mucho.. seca! No pares de escribirla porque es el paréntesis perfecto para la semana. Gracias!

Bego

17 de agosto de 2017

Me encanta esa Mirada realista de una cuestión que pareciera de tele. Yo del 1 al 10 pues me quiero un 7, debo admitir. Encaminada a ese 10 de apoco, paso a paso, con amor a esa yo que soy y a quién descubro día a día, experiencia tras experiencia. Arriba la mujer. Excelente mira, coach Paula!

Sandra

17 de agosto de 2017

Me encantó la columna. El relato es ágil, entretenido, simpático y como lo anticipas en la introducción parcial...y es perfecto porque así es la vida , vivimos nuestras historias desde el lado en que nos toca y debo decir que hasta que no fui una #separadaconhijos no me imaginé ni remotamente esta realidad!...Felicitaciones!!!

Marian

17 de agosto de 2017

Paula, encontré buenísima tu columna, describe todo, pero todo lo que nos pasa... súmale que debemos estar siempre bien de uñas, piel suave, pelo impecable, maquillaje digno y DELGADAS!!! horror, no se puede con todo... por qué me basta con ser medianamente inteligente... no quiero más... jajaja un abrazo y que llegue la siguiente columna para leerla!!

Carolina

16 de agosto de 2017

Buenismo..!!! Me senti totalmemte identificada

MP

16 de agosto de 2017

extraordinario mensaje Paula... dejar la culpa de lado y darle la bienvenida a la nueva yo. Y comparto contigo; no es contra los hombres sino que a favor de las que nos sacamos la cresta 24/7 y además nos culpan!

PAULA

16 de agosto de 2017

Excelente!! Soy madre soltera de 2 pequeños llevo 4 años sola luchando cada dia por salir adelante de la mejor forma. Pero sucede que aveces te pierdes intentando agradar a todo el mundo, solo por que no digan...no piensen o crean...cuando de verdad lo importante es preocuparse de uno mismo y ser feliz para que así tus hijos entiendan que muchas veces la opinión de los demás no importa tanto como crees y solo interesa ser tu! le guste a quien le guste. Me encanto.

Roxana Sosa

16 de agosto de 2017

Paula, solo felicitarte y decirte que describes de una forma tan conocida lo que es ser separada con hijos,que pareciera que leo mi sentir durante todos los años que llevo separada.

M.Antonieta Romeu

16 de agosto de 2017

Buenísimo no soy separada pero describes perfecto el rol de la mujer y no solo de la separada,la vieja como yo que he trabajado y nadie te reconoce tu labor de madre, esposa ,trabajadora que aporta con mucho más que dinero y además hay que estar in con todo hasta con las nuevas tendencias Estupendo felicitaciones

Veronica

16 de agosto de 2017

Excelente columna Ya quiero que pase la semana para leer la próxima, y eso sí es tu culpa! Gracias. No dejes de escribir !!

Veronica

16 de agosto de 2017

No dejes de escribir jamás La culpa ahora es totalmente tuya porque quiero que pase pronto la semana para leer la siguiente columna Gracias, muy entretenida

Constanza Irarrazaval

16 de agosto de 2017

Buenísima la columna!!, muchas felicitaciones Paula!!

Arianna Strazza Martínez

16 de agosto de 2017

No dejas de sorprenderme Paula, me encanta! Soy hija de papás separados y hoy más que nunca que estoy casada y tengo 4 hijos...entiendo a mi madre, siento sus miedos, sus alegrias, sus culpas, su lucha, sus tristezas, sus fracasos, su soledad, sus dolores... y todo lo que se postergó y aceptó por nosotros, sus hijos... por mantener la familia, por no equivocarse de nuevo, por ella, por los demás ... hoy desde mis zapatos puedo decir que fue un error, ella no era feliz y nosotros tampoco. Es difícil, mucho! pero es la mayor prueba de amor con uno mismo y tus hijos. NO más culpas! Gracias Paula, vamos por más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último