16 de 05 de 2017

Asearlo en seco

babyslide

Te invitamos a seguir nuestro paso a paso para hacerlo a la perfección.

Muchas madres primerizas se sienten inseguras al bañar a su bebé porque temen que se les resbale. ¿A ti también te ocurre? Hasta que te sientas más confiada en tu nuevo papel, puedes asear a tu hijo en seco. La higiene con este baño resulta igual de eficaz que si lo sumergieras en agua. Los niños tan pequeños no se ensucian tanto y bañarlos en seco, aseándoles las zonas que realmente tienen sucias (carita, manos, nalgas…), es suficiente para mantener en ellos una higiene completa y adecuada.

Necesitarás…
- 2 recipientes con agua tibia (entre 34 y 37 oC), uno de ellos con unas gotitas de jabón neutro.
- 1 esponja.
- 1 toalla pequeña.
- 1 pañal limpio.
- 1 paquete de gasas esterilizadas.
- Tijeras de punta redonda para cortarle las uñas.

bath3

Limpiando casos posibles: A veces, el aseo requiere un poco más de atención para cuidar la correcta higiene en el bebé. Te contamos qué debes hacer si tu hijo…

1) Tiene costra láctea: Lo sabrás porque su cabeza estará plagada de costritas blancas o amarillentas. Para que vayan desapareciendo, aplícale aceite infantil en el cuero cabelludo, espera media hora y lávale el pelo con un champú para bebés. Una vez que lo enjuagues y seques, pásale el peine por la cabeza durante dos o tres minutos.
2) Tiene moquitos que no lo dejan respirar: Échale unas gotitas de suero fisiológico en cada orificio de la nariz y extráelos con un aspirador nasal. Es mejor usar siempre pañuelos de papel extrasuave; pero si incluso así se le irrita la zona superior del labio, échale un poquito de crema hidratante adecuada para él. Le brindarás mucho alivio.
3) Tiene legañas: Para quitárselas sin hacerle daño, reblandécelas con un chorrito de suero fisiológico y humedece también una gasa esterilizada con este producto. A continuación, pásale la gasita desde la zona del lagrimal, hacia fuera. Es importante utilizar una gasa distinta para cada ojo, así evitas transmitir las infecciones (si las hubiera) de uno a otro.

Empieza por la cara: Pásale la esponja humedecida solo con agua por la carita, de arriba hacia abajo para no incomodarlo. Enjuaga la esponja, sumérgela en el agua con jabón y pásasela por cuello, brazos, piernas, manos y pies, enjuaga la esponja y vuelve a pasarla por las mismas zonas. Sécalo muy bien, dándole toquecitos con la toalla, y asegúrate de que no le quedan húmedos los pliegues de la piel y las zonas que hay entre los deditos, para prevenir la aparición de hongos.

hermanos

Sigue con la cabeza: Lávala con la esponja humedecida con el agua jabonosa, luego enjuaga la esponja, mójala en la bandeja que tiene solo agua y vuelve a pasársela por la cabeza hasta que la espuma desaparezca. No olvides secarlo inmediatamente. La cabeza es la zona por la que más calor pierden los bebés y si no se la secas pronto, puede enfriarse y enfermar.

Vienen sus nalguitas: Límpialo con la esponja jabonosa, llevándola siempre de adelante hacia atrás, sobre todo en el caso de las niñas. Recuerda enjuagarla en cada pasada. Hacerlo así evita infecciones genitales. Acuérdate de secarle muy bien las ingles y los pliegues de las nalgas; si es un niño, la parte inferior de la bolsa escrotal. Si se le quedan húmedas estas zonas, además de que pueden aparecer hongos, es más probable que sufra irritación con el roce del pañal. Una vez seco, puedes ponerle el pañal limpio. ¿Y la crema anticoceduras? Solo la necesita si tiene la piel irritada; si no, no le hace falta.

bathdos

Ahora sus uñas: No hace falta que las cortes si tu hijo tiene menos de dos semanas. Transcurrido este tiempo, si ves que le sobre salen por encima de sus dedos, ya puedes hacerlo. Para ello, tomas las tijeritas (deben ser de uso exclusivo para él), colócalas perpendiculares a cada dedo y córtaselas cuadradas. De esta forma hay mucho menos riesgo de que se le encarnen que si se las cortas redondeadas.

Este baño es especialmente recomendado para antes de que se desprenda el cordón umbilical y la zona haya cicatrizado por completo.

[Por: Silvia Cándano / Asesoría: Susana de Caso, Enfermero]

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último