27 de 03 de 2017

Todo sobre las fórmulas lácteas

milkslide

¿Cuál es la forma correcta de dar fórmula a tu bebé? Conoce los tipos y recomendaciones adecuadas aquí.

Sabemos que la leche materna es indudablemente el mejor alimento para tu bebé. No en vano, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF recomiendan la lactancia, exclusivamente materna, durante los primeros seis meses de vida.

Sin embargo, hay madres que necesitan suplementar la leche materna con la artificial; por razones médicas, no pueden amamantar a su hijo. Por fortuna, hoy más que nunca existen numerosas fórmulas lácteas en el mercado para bebés y mamás con necesidades especiales; te ayudamos a conocerlas. No obstante, solo el pediatra puede recomendarte la mejor opción para tu pequeño.

Tipos de leche:

Fórmulas para necesidades especiales: Exclusivas para pequeños con padecimientos bien identificados: bebés con bajo peso, para los que tienen problemas intestinales como mala absorción y mala digestión por insuficiencia pancreática, para aquellos que sufren de reflujo, estreñimiento o cólico.

bebeinterior

Sin lactosa: En estas se sustituye totalmente la lactosa por otro carbohidrato que no presente problemas en su absorción. Están indicadas en pacientes con intolerancia a ese ingrediente.

Fórmulas de aminoácidos libres: Indicadas para pequeños que tienen alergia severa a la proteína de la leche de vaca. Están conformadas por aminoácidos sintetizados.

Contra las molestias gastrointestinales transitorias: Algunos bebés no pueden digerir bien la proteína de la leche ni la lactosa, para ellos son ideales las fórmulas confort, con proteínas parcialmente hidrolizadas para facilitar la digestión. Algunas incluso contienen menos cantidad de lactosa, que se sustituye por maltodextrina para reducir los malestares como llanto, irritabilidad y gases.

Antirreflujo: Está indicada para pacientes con reflujos frecuentes. A estas se les añade una sustancia espesante (puede ser almidón de arroz, harina de algarrobo o almidón de maíz), además se usa la caseína como principal fuente de proteínas para que la fórmula se espese aún más. Así se logra disminuir el número de reflujos.

bebetresinterior

De soya: Están elaboradas a base de proteína de soya. Al ser fórmulas completamente vegetales carecen de lactosa, los lípidos son de origen vegetal, ya que la grasa láctea podría contener restos de proteína de vaca. Suelen estar suplementadas con calcio, fósforo, metionina, carnitina y taurina hasta alcanzar los niveles de la leche materna.

Para bebés prematuros o con bajo peso: Las fórmulas lácteas fabricadas para estos niños tienen como objetivo mantener una tasa de crecimiento como la del último trimestre de gestación, sin causar estrés metabólico. El recién nacido de bajo peso se caracteriza por presentar al nacimiento escasez de reserva de nutrientes, grandes demandas energéticas e hídricas, inmadurez renal, digestiva y de muchos sistemas enzimáticos, lo que dificulta la utilización y metabolismo de los nutrientes.

Hidrolizadas: Son fórmulas en las que las proteínas se encuentran digeridas. Están conformadas por proteínas que son sometidas a calentamiento, luego son cortadas mediante diferentes procesos en pedazos más pequeños y, cuanto más chicos, más hipoalergénica y más digerible es la fórmula. Existen las parcialmente hidrolizadas y las extensamente hidrolizadas. Las parciales están recomendadas para casos muy específicos, como para la prevención de dermatitis atópica. Las extensamente hidrolizadas son de gran ayuda para los pequeños que padecen alergia a la proteína de la leche de vaca, la cual puede causar síntomas en la piel (dermatitis atópica), intestinales (diarreas) o respiratorios (sibilancias).

bebedosinterior

Tips:

- Conserva los envases de fórmula en un lugar fresco, ya que el frío o el calor pueden degradar sus nutrientes.
- Una vez abierta una lata de fórmula líquida, sigue las instrucciones de almacenamiento que vienen en el producto.
- No guardes los restos de leche para la siguiente toma, mejor deséchala.
- A temperatura ambiente, los microorganismos proliferan muy rápido; refrigera siempre los biberones ya preparados.
- Antes de preparar la leche, esteriliza los tetes y las botellas, hirviéndolos durante cinco minutos.
- Nunca calientes la mamadera en el microondas; podrías quemar a tu bebé al dárselo.

[Por: Benjamín Perea / Asesoría: Gilda Stanco]

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último