17 de 03 de 2017

Y, ¿dónde quedó el amor?

dondequedoelamor

Aún sigue ahí, no se ha ido, pero es momento de seguir los siguientes consejos para volver a reencantarse como pareja.

Muchas veces la llegada del bebé puede motivar una crisis que lleva a pensar que el amor se acabó. Saquen esta percepción de sus cabezas; es solo un reajuste que necesitan vivir, un cambio que requiere todos sus recursos de adaptación. Ambos ya lo hicieron antes: cuando decidieron vivir juntos y debían aceptar, tolerar y adaptarse a los “defectos” del otro. Saben que es una etapa por superar que les traerá mucha satisfacción, porque los hijos también son una influencia positiva: cohesionan la vida familiar.

Sigue estos tips de Mario Guerra, autor de el libro de parejas “En el mismo Barco”.

Enredados en el peque:
“Necesitan una visión de 360 grados alrededor de la relación de pareja, en la que los hijos son un elemento importante y nada más”.
Los cambios químicos en el cerebro de ambos, así como sus expectativas sobre cada uno y hacia el otro, los llevan a desear darle todo a su pequeño, olvidándose incluso de que hay más, sobre todo, alguien más: su pareja. Todo requiere nuestra atención y a veces es complicado atenderlo todo, pero deben recordar que la base de su familia son ustedes dos, ustedes son los cimientos y estos deben ser firmes y fuertes.

family

Sobrepasados por las obligaciones:
“Si en definitiva se sienten sumamente rebasados por el ‘planeta bebé’, busquen ayuda, al menos durante las fases iniciales de acoplamiento”.
El agotamiento del día a día puede causar fastidio, monotonía y enojo; incluso, llevar a desquitarse el uno con el otro. Mario Guerra cuenta en su libro la historia de un papá quien se quejaba porque tal parecía que su esposa solo esperaba a que él llegara a casa para deshacerse del hijo. Ciertamente, el cuidado del bebé es asunto de dos y siempre hay mejores formas de compartir responsabilidades. Analicen qué puede funcionarles: ayuda externa, una actividad sin el bebé, o una individual…

Desterrados:
“¡Oh noticia!, ambos están aprendiendo a ser papás y los dos necesitan practicar”.
Quizás alguno piensa que su manera de hacer las cosas es la correcta y la del otro la equivocada, entonces vienen frases como “carga al niño, ¡así no!; mejor lo hago yo”. Es común entre las mujeres porque como ellas llevaron al bebé en su vientre piensan que lo saben todo, y no; él también estuvo ahí. Esto puede causarle sentimientos ambivalentes: por un lado ama a su hijo, por otro, siente celos y, al final, viene el resentimiento. No lo ocasionen; tengan siempre una actitud incluyente.

coupleone

Autoexiliado:
“Valora tu papel: tú eres la otra mitad, parte importante de tu familia”.
Este es un lugar común en los hombres al sentirse desplazados por el bebé. Pero papá no puede envolverse en la burbuja del enfado y quedarse sentado en el sofá refunfuñando por su exilio; es mejor ser proactivo. Muchas veces, el autoexilio proviene de sentimientos de minusvalía que nos hacen sentirnos rechazados: “parece que no me necesitan”. Entonces nos resignamos y callamos, pero ese silencio explota pronto ocasionando conflictos. Prefiere involucrarte en las tareas del cuidado del pequeño; pregunta ¿qué necesitas de mí?

La ruta

Salida: Hablen acerca de ustedes alrededor de la parentalidad: su sentir e ideas, sus vivencias. Cuanto más conozcan el mundo interior del otro, más compenetrada estará su relación y mejor podrán resolver los conflictos.

Trayecto: Acuerden lo que le toca hacer a cada uno en el cuidado del pequeño; nada es obligación de nadie.

Sugerencia de acuerdos:
1. La tarea que te encanta, hazla tú.
2. Si una tarea te da igual, ofrécete como voluntario.
3. Rifen la tarea que odien los dos.

Destino: Transitar juntos de la pareja a la parentalidad.

[Por: Jéssica López Cervantes]

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último