07 de 03 de 2017

¡Los alimentos que benefician a tu hijo!

alimentos-mama

El periodo que abarca desde la concepción hasta los dos años de vida de tu hijo, representa una “ventana de oportunidad única” para su desarrollo. Toma nota y descubre aquí cómo favorecer su crecimiento.

Durante sus primeros meses de existencia, un bebé crece más que durante el resto de su vida. Su peso se triplica desde el nacimiento hasta su primer año de edad, y crece a razón de 2 cm por mes.

Las carencias nutricionales en esta etapa de crecimiento pueden provocar retrasos en su desarrollo y hacerlo más vulnerable a las enfermedades. “Si en los primeros mil días de vida los niños no tienen la nutrición adecuada, los daños en su estructura ósea y en el cerebro son irreversibles”, explica Bernardo Kliksberg, asesor principal del Director de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para América Latina y el Caribe.

bonita1

Tiempo crucial para la nutrición

Primeros meses/lactancia materna: Ofrece exclusivamente leche materna al bebé durante sus primeros seis meses de vida y no dejes de darle pecho, aún cuando ya coma alimentos sólidos.

Introducción de alimentos sólidos: Introduce poco a poco los alimentos y cubre las necesidades de cierto tipo de nutrientes (hierro y ácidos grasos esenciales). Educa el paladar de tu hijo variando al máximo los sabores y las texturas.

De 1 a 2 años: Mantén el aporte de leche (500 ml al día) y una alimentación adaptada hasta los tres años de edad. Fomenta la adquisición de los buenos hábitos alimentarios: la comida no debe estar excesivamente azucarada, salada o grasosa, y verifica que tu pequeño tenga un consumo adecuado de proteínas, frutas y verduras.

bonita2

Los 5 alimentos son…

Cereales integrales: Aportan hidratos de carbono que se transforman en glucosa y vitaminas del grupo B, que contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso.

Palta: Excelente fuente de “grasa saludable”, necesaria para un cerebro sano y el desarrollo del sistema nervioso.

Yema de huevo: Es rica en colina, una vitamina del grupo B, esencial para la formación de la mielina que recubre las uniones entre las células nerviosas.

bonita3

Agua: Una buena hidratación permite que el cerebro funcione adecuadamente y optimice su rendimiento.

Pescado: Proporciona proteínas, minerales como el fósforo y ácidos grasos omega 3 y 6. Consulta cuándo puedes incluirlo en la dieta de tu hijo.

 

[Por: Benjamín Perea / Asesor: Antonio Rizzoli Córdoba, Jefe de la Unidad de Investigación en Neurodesarollo del Hospital Infantil de México]

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último